jueves, 1 de septiembre de 2011

Jeep SAS , (Sidi Ennich 26/07/42) , presentacion.

Bien amigos, os presento este vehiculo que pongo sobre mi mesa , siendo un nuevo proyecto para el GT de AFRICA.lo primero algo de historia...sobre el Jeep y su participación en el conflicto

primero comentaremos las modificaciones del Jeep , para estas actuaciones

El agua era muy preciada en el desierto. Si el motor refrigerado por agua se sobrecalentaba, el jeep se detenía y la valiosa agua del radiador se evaporaría. Era muy difícil obtener agua para el radiador. Así que cortaban la rejilla delantera, menos dos barras, para facilitar la toma de aire y que la refrigeración fuera más eficaz. En la parte delantera de la rejilla colocaban una lata cilíndrica, conectada al radiador por un tubo. De esta manera evitaban el gasto innecesario de agua. En la lata siempre había un poco de agua, el agua del radiador hervía y se evaporaba, pasaba por el tubo hasta llegar a la lata, allí se enfriaba y volvía al radiador. A este instrumento se le llamaba condensador.
También se colocaba un protector en el carburador para que no entrara la arena en el motor. Se quitaba el parabrisas para que no reflejara el sol. El jeep cruzando el desierto era como un pequeño bote navegando en la inmensidad del océano. Un movimiento en la dirección incorrecta significaba la muerte. Para orientarse, utilizaban un instrumento llamado brújula solar, que colocaban en el panel de instrumentos. Indicaba la dirección mediante la posición de la sombra de un cable en el centro, que se proyectaba sobre una esfera. Este instrumento tan sencillo era muy útil cuando el sol brillaba en el cielo. También utilizaban un teodolito para orientarse mejor. El jeep también estaba equipado con placas para la arena. Estaban hechas de hierro, con forma de U, y medían unos 1,5m de largo. Cuando el vehículo quedaba atrapado en la arena, las ponían bajo las ruedas para que saliera. Sobre el capó, en la parte trasera, los laterales y todos los sitios donde era posible, se colocaban varios bidones y sacos de piel con agua y combustible. Otros objetos imprescindibles eran una red de camuflaje para ocultar el vehículo y un mapa. Las SAS también llevaban todo lo necesario para el día a día, como sacos de dormir, mantas y alimentos. Cada uno de los vehículos estaba equipado con estos elementos necesarios, pero nunca actuaban solos. Para enfrentarse mejor a los peligros y posibles contingencias, siempre operaban en un grupo de por lo menos dos o tres vehículos.
En el salpicadero y en la parte trasera de la carrocería se montaba una ametralladora Browning y cañones Vicker K, dobles o individuales. Los Schemeisser, Luger y los proyectiles de las ametralladoras se colocaban a mano. Como es normal, las SAS también utilizaban todas las armas capturadas a los alemanes. Los miembros de las SAS vestían una camisa de media manga, pantalones cortos, trencas, prendas propias de aviadores, turbantes, etc., según sus preferencias. El armamento y equipamiento de los jeep también eran variables, dependiendo de la misión y las preferencias de los hombres. No había dos vehículos iguales en cuanto a armamento y equipamiento. Parecía que todo se había cargado de forma desordenada, pero en realidad siempre se hacía con un gran sentido práctico. Era necesaria la experiencia de aquellos soldados acostumbrados a combatir en el desierto para conseguir la mejor organización

Los Jeep habían sufrido una gran transformación con respecto a su configuración original; salvo dos barras, se cortaron todas las demás de la rejilla frontal para facilitar la refrigeración y se instaló un condensador conectado por un tubo al radiador para recuperar el agua evaporada. Se eliminó el parabrisas y se instaló un dispositivo llamado Compás Solar que marcaba la dirección del vehículo por la posición de la sombra que proyectaba un hilo de piano situado en el centro de un dial graduado.
Además, se acoplaron gran número de latas de agua y gasolina, añadiendo todo tipo de equipo de supervivencia, municiones, sacos de dormir, etc.
Las redes de camuflaje, ruedas de repuesto y canaletas para sacar al vehículo de los bancos de arena se tornaron indispensables.
Fueron fuertemente armados con 3 ó 5 ametralladoras Vickers de 7,7 mm.; en algunos se montó también una Browning cal. 50. Con tal potencia de fuego atacaban por la noche depósitos de combustible y aeródromos, surgiendo del desierto como fantasmas. Adoptaban una posición en "V", disparando en varias pasadas hacia un costado de la formación, con lo cual existía el peligro de que los conductores fueran alcanzados por las balas, por lo que estos debían mantenerse derechos en sus asientos para evitar accidentes fatales.
Tras la incursión debían retirarse rápidamente hacia el desierto, dispersarse y camuflarse con redes antes del amanecer, para evitar ser descubiertos por la aviación enemiga. Pasado el peligro, se reagrupaban y regresaban a la base

La creación del SAS se remonta al año 1940 cuando la Layforce, una brigada de comandos británicos, fue enviada al norte de África con la misión de realizar incursiones contra las tropas italianas, pero a mediados de 1941 la Layforce quedo prácticamente destrozada y fue obligada a disolverse. Sus técnicas y forma operativa no eran correctas y esto lo pagaron a un alto precio. David Stirling integrante de la Layforce con el Comando nº 8 comenzó a idear otros modos de organizar las incursiones de comandos. Después de un accidente de paracaídas paso 2 meses en un hospital en Alejandría, allí es donde tuvo el tiempo para pensar en la nueva forma de actuación y organización de los comandos.

David Stirling tenía clara las funciones que debía de desarrollar el nuevo grupo que tenia en mente crear:
En primer lugar para hacer incursiones profundas detrás de las líneas enemigas, atacando los centros nerviosos de los cuarteles generales, los aeródromos, las líneas de suministro etc.; y en segundo lugar para montar una actividad estratégica sostenidas desde bases secretas en terreno hostil, y si se presenta la oportunidad, reclutar instruir armar y coordinar a las guerrillas locales.
Además estas misiones debían de desarrollarse en grupos muy pequeños, 4 o 5 hombres. Stirling tenía el convencimiento que con 100 hombres altamente preparados en grupos de 4 o 5 hombres mas el pequeño apoyo necesario eran capaces de atacar 20 objetivos simultáneamente, creando un pequeño infierno en las líneas de abastecimiento, cuarteles, aeródromos enemigos.
Y también sostuvo que para realizar sus misiones no podía tratar con toda una cadena de mando del ejército, dejo claro con una gran determinación que el seria directamente responsable ante el comandante en jefe.
Esta visión clarividente de Stirling es hoy por hoy la base de las Fuerzas Especiales y se la supo transmitir muy bien al General Sir Claude Auchinlek que en julio de 1941 era comandante en jefe para Oriente Medio. Por aquel entonces Auchinlek estaba ultimando la Operación Crusader y las tropas de Rommel estaban siendo empujadas hacia la frontera Egipcia, cualquier idea para conseguir su objetivo era bien admitida y Stirling, un hombre que desprendía entusiasmo, seguridad, valentía y determinación le costo poco trabajo convencerle. Además Stirling le presento un plan diseñado para tomar los aeródromos de Tmimi y Gazala enmarcado en la ofensiva ideada por Auchinlek. Ante tal convencimiento el General autorizo a Stirling la creación de una nueva unidad. Así nació la SAS.

El nombre de SAS o Special Air Service, fue pura casualidad. Con intención de confundir a los servicios secretos alemanes y ante la noticia de la creación de un nuevo grupo que estaba capacitado para operaciones con paracaídas el General de Brigada Dudley Clarke persuadio a Stirling que el grupo fuera denominado destacamento L Brigada del Special Air Service.

Stirling recluto inmediatamente a antiguos compañeros de la Layforce consiguiendo crear un pequeño grupo de 60 hombres. Formo un campamento en Kabrit a unos 160 Km. al sur de El Cairo y allí fue donde inicio un duro programa de entrenamiento para sus hombres ya de por si bien formados y entrenados. Largas caminatas por el desierto con pesadas cargas, entrenamiento físico intenso, entrenamiento con armas, especialización, Stirling obligo a que cada integrante de los grupos de 4 hombres estuviesen especializados en una materia en concreto; navegación, comunicaciones, explosivos, o armas. No aceptaba quejas ni indisciplina no tenia tiempo para razonamientos ni explicaciones, cualquier hombre que considerada no cualificado, tanto mental, física o técnicamente era devuelto a sus unidades de origen.

Por desgracia su incursión en paracaídas sobre los aeródromos de Tmimi y Gazala el 16 de noviembre de 1941 fue un verdadero desastre pero valió para analizar y sacar conclusiones y sobre todo para crear una unión operativa entre el SAS y el LRDG (Long Range Deset Group) de David Lloyd Owen. A partir de ese momento los éxitos de Stirling eran continuos. Empezaron a llegar nuevos reclutas, incorporándose paracaidistas franceses y belgas. Un año después el grupo de Stirling había aumentado al tamaño de un regimiento y rebautizado 1º SAS .

El Coronel David Stirling fue capturado en Túnez en enero de 1943, después de varios intentos de fuga termino la guerra en el castillo de Colditz, pero la leyenda ya se había creado después de innumerables éxitos. El 1º SAS pasó a manos Paddy Mane. En 1944 el Special Air Service se había convertido en una brigada compuesta de los dos Regimientos SAS mas dos franceses 3º y 4º y una compañía belga la 5º SAS mas una serie de compañías de apoyo y transmisiones. Operaron en Italia y Francia, Normandia y Alemania Cuando termino la guerra los regimientos británicos SAS fueron disueltos y los franceses y belgas se unieron a sus fuerzas de origen

Respecto al asalto en Sidi Ennich...Era la noche del 26 de julio de 1942. La luna iluminaba la pista de aterrizaje. El aeropuerto alemán de Sidi Ennich tenía la actividad de costumbre. La luna se ocultó tras las nubes. Las luces de un bombardero que aterrizaba en ese momento buscaban la pista. La apacible noche hacía olvidar que aquellos eran tiempos de guerra. Nadie podía imaginarse que la base alemana, tan lejos del frente, estaba a punto de vivir una pesadilla. El ambiente estaba tranquilo. Entre remolinos de polvo, las ruedas del bombardero tocaron el suelo, cuando las ametralladoras pesadas empezaron a hacer un ruido ensordecedor y los motores a rugir. Un intenso humo negro cubrió la pista y la sumió en el caos. Las SAS, bajo las órdenes de David Stirling, acababan de lanzar un ataque sorpresa. Habían llegado desde más allá del mar del desierto, a más de diez millas. Sidi Ennich era uno de los aeropuertos más importantes para Rommel.
Allí estaban casi la mitad de los aviones de Rommel: Stuka, Junker, JU52 y Heinkel. Abriendo fuego con sus ametralladoras, 18 jeeps avanzaban en formación cerrada. Los aviones alemanes ardieron uno a uno y los depósitos de combustible estallaron. Las llamas tiñeron de rojo el cielo sobre Sidi Ennich y se destruyeron sin compasión decenas de aviones alemanes.
SAS son las siglas en inglés de Servicio Aéreo Especial. Esta era una unidad de servicio especial organizada en 1941 por el joven oficial británico David Stirling, y que participó en las misiones del Norte de África. Su único objetivo consistía en debilitar al enemigo infiltrándose en sus filas y hostilizando la retaguardia. Las SAS siempre se movían en secreto. Avanzaban más allá del desierto, recorriendo cientos de millas, y atacaban al enemigo de las formas más inesperadas en el momento más inesperado. Incluso se lanzaban en paracaídas por la noche. Se dice que algunos campamentos y aeropuertos militares alemanes, situados en la retaguardia, estaban en continua tensión, pues temían un ataque sorpresa en cualquier momento.
Para las SAS no resultaba fácil recorrer tantas millas por el desierto. Debían someterse a condiciones muy duras y los hombres estaban en constante peligro de muerte. Durante el día, no era raro que las temperaturas superaran los 50ºC. No había árboles que ofrecieran su sombra a los hombres. Por la noche, la arena se volvía fría como el hielo y la temperatura solía bajar de 0ºC. Cuando se desataba una tormenta de arena, la única solución era tumbarse en el suelo y esperar pegado a la arena a que pasara. Otras de las peores amenazas eran las epidemias y los insectos venenosos. Solían ser el golpe final para los hombres que ya estaban debilitados por el desierto. Y, por supuesto, el agua era un tesoro y podía conseguirse en limitadas ocasiones. Incluso cuando se encontraba una fuente, a menudo no era potable, pues estaba infectada por los cadáveres de soldados y animales que habían llegado en busca de agua y habían muerto en el manantial.
Además, los enemigos de las SAS, como las Afrika Corps alemanas y las fuerzas italianas, no cejaban en su empeño de capturarlas. Evidentemente, las SAS únicamente estaban formadas por los mejores hombres. Cada uno de ellos era un profesional de la lucha en el desierto, con un cuerpo entrenado y endurecido por las condiciones del desierto y un espíritu indomable. Se decía que las SAS estaban a la misma altura que las brigadas blindadas.
El principal medio de transporte que utilizaban era el jeep. En el periodo inicial de la guerra, antes de que apareciera este automóvil se utilizó el camión Chevrolet 30 CWT de 3t, y también en el último periodo. Aunque los jeep tenían menos capacidad de carga, superaban a los Chevrolet en su maniobrabilidad campo a través, algo muy necesario para las SAS. Con el fin de soportar las condiciones del desierto y lograr sobrevivir, este cuerpo de elite demostró su ingenio con los jeep en numerosas ocasiones

bueno...ya lo siguiente es empezar el modelo.
PD. "parte del texto esta extraído de unas paginas sobre el Jeep willys y otra sobre historia militar "


No hay comentarios:

Publicar un comentario